El entorno eCommerce es uno de los que más datos producen, puesto que existen múltiples fuentes que son un reflejo de lo bien o menos bien que funciona la compañía, de lo mucho o poco que conseguimos atraer a nuestros usuarios, de si conseguimos convertirlos en clientes o se van apenas visitando unas pocas páginas. Pero, ¿qué hace que algunas empresas ya estén aprovechándose de estas técnicas y a otras les cueste más? En este post recogemos algunas claves observadas a través de los distintos clientes del mundo eCommerce con los que hemos trabajado en PiperLab.

[bctt tweet=»Las 4 claves de por qué muchos #eCommerce hacen ya proyectos de #bigdata y tú (quizás) no.»]

Tienen claro y bien organizados los datos que recogen

Es el primer paso: no hace falta tener muchos, ni muy finos, ni muy variados, lo importante es que los datos que estén en las bases de datos sean consistentes, es decir, que cada campo de cada registro mantenga la misma semántica, con el formato adecuado. A partir de ahí, es cuando se puede construir un ecosistema donde los datos tengan cada vez más potencial, registren más dimensiones de los usuarios y se puedan entender mejor. Existen empresas que tienen muy bien desarrollados sus transaccionales y CRMs, otras que también tienen sus logs de visitas controlados y, los más maduros tecnológicamente, los que registran cada acción de los usuarios dentro del ecommerce gracias a los Tag Managers. Aunque, obviamente, mayor variedad en las fuentes de datos ayuda a conocer mejor a los usuarios, lo importante es que en cualquier estadio de los mencionados anteriormente, los datos tienen valor si están guardados con la consistencia suficiente.

Sigue leyendo…