La pregunta llegó al final de nuestra primera sesión de mentoring. Nos habíamos encontrado apenas un mes antes en un evento de la Red de Mentores Madri+d promovido por la Fundación para el conocimiento Madri+d, un programa que ha facilitado mentores por períodos de seis meses a más de 250 start-ups de base tecnológica desde el año 2011.

Una de ellas había sido PiperLab, donde un equipo joven, brillante y motivado se encontraba trabajando con una misión muy clara: aplicar la ciencia de datos para generar valor de negocio en cada proyecto y en cada cliente. No me sorprendía verles crecer a un ritmo vertiginoso, difícil de gestionar incluso para empresas ya asentadas.

Llevábamos tres horas diseccionando el negocio, analizando fortalezas y debilidades con una transparencia brutal. Apuntábamos abiertamente las carencias que descubríamos en una conversación fluida y sincera, a pesar de que nos acabábamos de conocer. Ya habíamos seleccionado las áreas de trabajo, cerrado los temas de las próximas cuatro sesiones y agendado el siguiente encuentro.

La pregunta no tocaba. No era curiosidad. Había algo más. Estaban comprobando el compromiso.

-«Nos jugamos mucho en esto, ¿y tú qué?”-Lo tenía claro, si no, no me habría metido en esto…-«Me apasiona el desarrollo de personas y aprender me mantiene joven; trabajar con vosotros me aportará otra perspectiva del emprendimiento tecnológico en España»- Quedaba claro que todos ganábamos y quedaba confirmado el compromiso.

 width=349 height=465 /></a><p
id=caption-attachment-8640 class=wp-caption-text>Maite Gilarranz, co-fundadora de PiperLab, y Nacho Lago, mentor de PiperLab, en el III Seminario Internacional de Mentoring</p></div><p>Pasaron los meses y las sesiones crecían en asistentes.<strong> Ganamos en confianza mutua</strong>, compartiendo experiencias, <strong>experimentando con nuevos conceptos</strong>, <strong>aplicando los conocimientos más útiles</strong>, haciendo y aprendiendo a la vez. En la última sesión el equipo presentaría la aplicación práctica, la prueba de fuego. Ahora sabríamos si había valido la pena el esfuerzo.</p><p>Desgranaron uno a uno los resultados de su trabajo, las nuevas prácticas que les permitirían abordar la siguiente etapa de crecimiento con confianza, manteniendo la misión y cultura originales. Desde Marketing y Ventas a Operaciones y Recursos Humanos. <strong>Todas las áreas formaban un marco flexible definido desde la cultura de PiperLab. Lo habíamos conseguido.</strong></p><p>En el camino de vuelta me preguntaba por qué unas relaciones de mentoring funcionan tan bien y otras no tanto. Repasé mentalmente mis experiencias pasadas, como mentor y como mentorizado, buscando qué tenían en común las mejores y qué faltaba en las no tan buenas. Llegué a tres conclusiones:</p><ul><li><strong>Respeto</strong>. Mutuo.<strong> El mentorizado tiene una oportunidad única</strong> que sólo aprovechará dando la prioridad adecuada a las sesiones y trabajo acordados. Y eso es respetar al mentor.<strong> El mentor debe crear un clima de confianza</strong> donde sea fácil compartir las debilidades, recordando que es el mentorizado quien se juega sus cuartos y manteniendo la mente abierta para aprender. Y eso es respetar al mentorizado.</li></ul><ul><li><strong>Compromiso</strong>. Toda la carne en el asador, los dos. Que seis meses son muy largos cuando el día a día te come… Así que definamos desde el principio qué saca cada uno, asegurando que los dos ganamos lo suficiente para sostener el esfuerzo en el tiempo.<strong> El mentor, preparando sesiones de calidad</strong>. <strong>Y el mentorizado, seleccionando los conocimientos útiles para su negocio</strong>, incorporándolos a su plan y aplicándolos de forma efectiva.</li></ul><ul><li><strong>Profesionalidad</strong>. Si vamos en serio, esto es un proyecto. Y el mentorizado mi cliente. Así que acordemos cuanto antes unos <strong>objetivos claros y una planificación realista</strong> para el programa completo, que podamos <strong>medir el progreso</strong>. En nuestro caso (6 sesiones en 6 meses) utilizamos la primera sesión para diagnóstico, donde seleccionamos las áreas de trabajo que agendamos en las siguientes 4 sesiones. La última sesión la dejamos abierta, y al final la dedicamos a revisar la aplicación práctica.</li></ul><p>Como <a
href=https://piperlab.es/glosario-de-big-data/dato/ target=_blank>dato</a> ilustrativo, hoy en día <strong>el Mentoring reduce en un 20% la mortandad de las start-ups</strong>, según indica el director de la Red de Mentoring de España, <a
href=https://www.linkedin.com/in/juliorodriguezdiaz/ target=_blank rel=Julio Rodríguez. Asimismo, señala que:

  • Evita errores y ahorra tiempo
  • Permite identificar nuevos nichos de mercado no contemplados
  • Ayuda a abrir puertas y facilita nuevos contactos
  • Focaliza los esfuerzos del equipo emprendedor
  • Puede incrementar sus cifras de venta, los mentores pueden ayudar a encontrar nuevos clientes
  • Mejora el posible acceso a inversionistas

Son muchas las necesidades de ayuda que plantean las start-ups, tanto en su fase inicial como de consolidación. En la Red de Mentores han identificado las más importantes:

  • Comercialización y búsqueda de clientes
  • Personal técnico cualificado
  • Financiación externa y recursos propios
  • Imagen de marca y confianza en terceros
  • Información sobre tecnología
  • Socios para cooperar en innovación
  • Socios para expansión internacional
  • Información sobre mercados competidores
  • Protección de la propiedad intelectual
  • Espacio físico

El último día me contaron los chicos de PiperLab la iniciativa que tienen en marcha sobre los  Post Solidarios y me propusieron participar. -“Esto parece que se te da bien, ¿por qué no escribes sobre mentoring?”- No soy de escribir, pero el reto me obligaba a reflexionar, consolidar mi experiencia y salir un poco de mi zona de confort. Otra oportunidad de aprender y crecer. ¡Gracias!

 

(Con la publicación de este post, Nacho colabora en la investigación del proyecto “Biotecnología para combatir el alzheimer» en el que trabaja la investigadora Ana María Sánchez-Pérez, junto con su equipo, en la Universitat Jaume I)

Categories: Post solidario / Tags: /