Hace dos años, a raíz de la primera aplicación en Madrid del ahora ya famoso Protocolo para Episodios de Alta Contaminación de Dióxido de Nitrógeno (NO2), en PiperLab quisimos profundizar un poco más para entender en qué consistía dicho protocolo y por qué era tan necesario. Para ello analizamos los datos históricos de contaminación y desgranamos las reglas de activación del protocolo. Descubrimos cosas muy interesantes y las publicamos en este post de nuestro blog. Para hacer accesible a la ciudadanía toda esta información creamos también Datóxido de Nitrógeno, una cuenta de Twitter que publica en tiempo real y de forma automática los datos clave referentes al NO2 en un formato divulgativo.

[tweet https://twitter.com/datoxnitro_bot/status/691223054500937728 width=’600′ align=’center’]

 

Dos años después, en PiperLab seguimos pendientes del tema día a día gracias a nuestro @datoxnitro_bot, y hemos querido hacer un resumen de lo que ha ocurrido en Madrid a lo largo de 2017. Te lo contamos a continuación.

Los contaminantes principales en 2017

Los objetivos de calidad del aire a nivel nacional están definidos en el Real Decreto 102/2011, y los resume muy bien la web de medio ambiente del Ayuntamiento de Madrid. Cada contaminante tiene asociadas unas métricas y límites que controlan sus efectos a largo y a corto plazo. Para el largo plazo se controla que la concentración media en un periodo no supere cierto límite. Por otro lado, en el corto plazo se miden las subidas puntuales y se establece un número máximo de superaciones del umbral fijado.

Para evaluar la calidad del aire que hemos tenido en 2017 en Madrid, hemos comprobado en qué casos nos hemos mantenido dentro de los límites, y en cuáles se han superado las directrices. Los datos los hemos obtenido del portal de datos abiertos de Madrid. Nos hemos centrado en los contaminantes más relevantes, que son los que la OMS incluye en su guía de calidad del aire. Estos contaminantes son:

  • Dióxido de Nitrógeno (NO2)
  • Ozono (O3)
  • Partículas en suspensión (PM5 y PM10)
  • Dióxido de azufre (SO2)